La empleabilidad de personas con discapacidad como estrategia de la normalización y desestigmatización

Fecha: 
03/12/20
Categoria: 
General
Foto: 
Discapacidad Intelectual, Día Internacional, Discapacidad

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en España empleó el pasado año a más de 240 personas a través sus cuatro Centros Especiales de Empleo (CEE), que se encuentran en Almacelles (Lleida), Ciempozuelos (Madrid), Valladolid y Alcalá de Guadaíra (Sevilla).

La integración socio-laboral es una de las premisas con las que la Orden Hospitalaria lleva a cabo su labor en todos sus centros y dispositivos de atención a la discapacidad, que actualmente son 27 en todo el país. El responsable de inserción socio-laboral del Centro San Juan de Dios de Valladolid, Alberto Pascual, explica que “El empleo supone un punto de apoyo importante para el acceso a la autonomía por parte de las personas con discapacidad, pues la experiencia nos dice que mejora su autoconcepto, aumenta su responsabilidad y su autonomía personal, algo que afecta de manera directa al estado emocional de la persona”.

Los ámbitos de empleabilidad de la Orden Hospitalaria para las personas con discapacidad abarcan desde la jardinería, la limpieza, lavanderías industriales, actividades de envasado alimentario, venta y distribución de frutas y verduras, hostelería, talleres ocupacionales y gestión de residuos.

La Orden tiene dos lavanderías industriales que se encargan de la desinfección y limpieza de la ropa de muchos de sus hospitales y de otras instituciones. Una está ubicada en el CEE de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) y la otra en Ciempozuelos (Madrid). Prácticamente el cien por cien de los empleados son personas con discapacidad, capaces de sacar adelante 4.700.000 kilos de ropa cada año, procedentes de ocho hospitales de diferentes puntos de España y tres centros asistenciales, todos de la Orden Hospitalaria.

El responsable del CEE de Ciempozuelos (Madrid), el hermano Germán Moreno, fue el precursor de estos centros en Andalucía y Madrid. Por su experiencia, de más de 15 años al frente de la integración laboral de las personas con discapacidad, expone que “Desde el momento en que consideramos que todas las personas tienen el derecho al trabajo, no podemos ni debemos excluir a las personas con discapacidad. Muchos de nuestros trabajadores, por la dificultad de encontrar trabajo remunerado en el mercado laboral, han conseguido realizarse profesionalmente en nuestros centros y cumplir con sus expectativas, como cualquier persona”. Pascual añade que “La respuesta de estas personas es notablemente satisfactoria no solo por el acceso al mundo laboral, sino también por el desarrollo de acciones concretas en las que descubren capacidades y competencias”.

El trabajo productivo beneficia a la persona en sí misma, la dota de herramientas en su entorno social y beneficia a la propia comunidad en tanto que la dota de servicios y hace visible a este colectivo como cualquier otro capaz de desarrollar una labor con profesionalidad y calidad. Alberto Pascual explica que actualmente hay una evolución positiva en la implicación social para integrar a estas personas, tanto por parte de las administraciones, como por parte de la empresa privada y los centros especiales de empleo, agentes imprescindibles para la evolución hacia la normalización. Sin embargo, el hermano Germán Moreno hace una llamada de atención sobre la necesidad de ofrecer soluciones y alternativas laborales a personas cuyas necesidades limiten en mayor medida sus itinerarios laborales: “La sociedad sigue teniendo una deuda con estas personas a la hora de acomodar contratos laborales a los servicios que estas pueden prestar”.

La atención a la discapacidad, una prioridad de la Orden Hospitalaria

La atención a la discapacidad es una de las tareas fundamentales de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios desde que naciera hace casi cinco siglos en Granada.

En total, durante el año 2019, la Orden registró 787.128 estancias de personas con discapacidad en sus centros.

Actualmente, en España la institución cuenta con 27 centros y dispositivos dedicados a la atención a personas con discapacidad, de los que 10 son colegios que ofrecen 778 plazas a niños y niñas con necesidades especiales. Además, cuenta con siete centros de Atención Temprana en España. Solo en Andalucía, trabajan con 1.500 niños y niñas de entre 0 a 6 años con dificultades en el desarrollo o riesgo de padecerlas en cuatro de estos centros.

Entre los 12 centros residenciales para personas con discapacidad, se cubren 2.222 plazas. Estos residentes y usuarios de las unidades de día, participan en talleres ocupacionales de los que, el año pasado, se ofertaron 829 plazas.

Además, desde la Fundación Juan Ciudad y la oficina Hospitality Europe, los centros de atención a la discapacidad de San Juan de Dios participan en proyectos de carácter europeo para promover la integración real y autonomía de personas con discapacidad intelectual, como los programas LETITBE y Me Capacita, que cuentan con la colaboración de la Fundación Vodafone España y que impulsan la tecnología como elemento transformador en la vida de las personas con discapacidad; o el programa BEWATER que ha desarrollado una metodología transdisciplinar para trabajar con el alumnado con discapacidad intelectual en un entorno acuático.