Noticias

22/04/2021 - 10:11 General
Medio Ambiente, bolsas, tela, san juan de dios, CEE

El Centro Especial de Empleo San Juan de Dios de Ciempozuelos tiene, entre muchos de sus valores, el respeto al Medio Ambiente. Por ello, se encuentran en pleno proceso de sustitución de todos los plásticos por alternativas reutilizables. Uno de los cambios más llamativos ha sido la sustitución de bolsas de plástico por sacos de poliéster reutilizables para el transporte de la ropa sucia, hecho que se ha materializado en plena pandemia, ya que una de sus ocupaciones, ser lavandería industrial para centros hospitalarios, se ha considerado trabajo esencial durante los meses más duros de la COVID19.

Durante el año 2020 se han eliminado el 70 por ciento de estas bolsas, lo que se traduce en 197.100 unidades. Para este año 2021 el objetivo es eliminar el cien por cien. En estos últimos años se ha hecho también un gran esfuerzo por eliminar el plástico retractilado, que ha desaparecido por completo, lo que supone que en 2020 se eliminaron definitivamente los 1.900 kilos que se consumían anualmente.

Como señala María Teresa Albo, coordinadora del CEE San Juan de Dios de Ciempozuelos, “la pandemia no puede ser una excusa para descuidar el medio ambiente. Desde el CEE hemos mantenido nuestro compromiso durante este año principalmente con la utilización de equipos de protección individual (EPI´s) reutilizables, ya que el proceso de lavado de la ropa hospitalaria y de usuario no ha sido modificado, pues nuestro sistema de lavado garantiza la desinfección al cien por cien”.

“Esta seguridad la sustentamos –añade-, mediante los análisis bacteriológicos. Cada dos meses un laboratorio externo se lleva para su estudio una prenda tras el proceso de lavado y emiten un informe de dicha prenda, que a su vez hacemos llegar a nuestro cliente para su información y tranquilidad”.

Otras medidas de ahorro

Desde hace años, el CEE San Juan de Dios de Ciempozuelos se está preocupando por el ahorro energético, uno de sus grandes retos, que se viene traduciendo en la eliminación de plástico retractilado para evitar el encendido del horno, y de la cinta de empaquetar la ropa limpia.

Además, las lavadoras y el túnel de lavado llevan un sistema de reutilización de agua de los aclarados y centrifugados. Todas las lavadoras y el túnel de lavado son maquinaria de última generación. Esto supone una medida de ahorro en el consumo de agua por kilo de ropa mediante un sistema de tanques que permiten la reutilización del agua de aclarado y centrifugado en el proceso de prelavado y lavado, con lo cual no sólo se aprovecha el agua sino restos de detergente y temperatura.

Todos los programas de lavado y secado están ajustados para la optimización de los recursos energéticos (agua, gas y electricidad), provocando la eficiencia de las máquinas mediante el ajuste de los tiempos de los programas y en algunos casos apagando las mismas para la utilización del calor residual.

El sistema de lavado es en frio (a baja temperatura), la desinfección se realiza mediante productos químicos durante el proceso de lavado.

Preocupación certificada

En el CEE existe una conciencia medioambiental que se ha demostrado oficialmente. Tanto es así que el centro dispone de su certificación en la norma ISO 14001:2015 Sistemas de Gestión Ambiental (SGA), una norma internacional que permite a las empresas demostrar el compromiso asumido con la protección del medio ambiente a través de la gestión de los riesgos medioambientales asociados a la actividad desarrollada.

“Sin duda -señala la responsable-, todas estas medidas afectan directamente a nuestros clientes y han sido muy bien acogidas pues de forma extensiva se implican en la protección del medioambiente e incluso algunos de ellos tiene su propia certificación en la norma ISO 14001:15.